Septiembre: Mes de la Biblia 2018

PRESENTACIÓN: La Iglesia Universal celebra durante septiembre el MES DE LA BIBLIA. Se trata de un tiempo especial para alabar y bendecir al Señor por el don de su Palabra contenida en la Sagrada Escritura y para generar ambientes de acogida y escucha de la Palabra que nos permitan conocer a Cristo, crecer en amistad y comunión con Él, y anunciarlo al mundo haciéndonos servidores de los hermanos que sufren.

Tradicionalmente la Comisión Nacional de Animación Bíblica de la Pastoral ha preparado un subsidio para acompañar la celebración de este Mes. Sin embargo, después de un proceso de reflexión y discernimiento, a la luz de la crisis que vivimos como Iglesia y de la carta del Papa al pueblo de Dios que peregrina en Chile, hemos optado este año por una modalidad diferente. Sabemos que cada diócesis está viviendo un proceso particular, es por esto que queremos invitarlas a celebrar este Mes de la Biblia a partir de sus propios procesos vitales, alabando a Cristo, Palabra viva de Dios, la roca que sostiene nuestra fe y esperanza.

El Papa nos ha invitado en primer lugar a poner a Cristo en el centro de la vida personal y eclesial, y a permanecer en Él (cfr. Jn 15,4). Se trata de volver nuestra mirada a Jesús con el corazón dispuesto a la conversión personal, comunitaria y social. Dicha conversión implica reconocer nuestra condición de Santo Pueblo fiel de Dios ungido con la gracia del Espíritu Santo para establecer, en Cristo, relaciones personales de comunión y fraternidad que rompan con la arraigada “cultura del abuso, el encubrimiento y el secretismo” y establezcan una cultura del “cuidado y la protección” que aprenda a escuchar y cuidar especialmente a los más vulnerables.

Mes de la BIBLIA 2018 Una vez puesto el corazón en Cristo, el Santo Padre nos invita a no tener miedo a ser protagonistas de una transformación eclesial que involucre a todos sin excepción impulsando renovadas formas de comunión y participación, y promoviendo alternativas creativas en la búsqueda cotidiana de una Iglesia con aire “Sinodal”.

En definitiva, el Santo Padre nos invita a reflexionar sobre nuestros modos de ser Iglesia y a discernir e impulsar nuevos modos que sean compatibles con la lógica del Evangelio: ser Iglesia profética y esperanzadora que hace justicia en la verdad y en la caridad y que protege la libertad y la integridad de todas las personas.

¿Cómo alcanzar estos logros si no es en la escucha atenta, fiel y creyente de la Palabra de Dios? Ante la crisis que nos tiene sumidos, entre otras cosas, en el dolor, la vergüenza y la incertidumbre, es necesario sumergirnos en el amor misericordioso y esperanzador de Dios que brota de la escucha de la Palabra viva y eficaz que permanece para siempre (cfr. Hb 4, 12; 1 Pe 1, 25).

Los invitamos durante este Mes de la Biblia a permanecer, como creyentes, teniendo “un solo corazón y un solo espíritu”, el corazón y el espíritu de discípulos de Jesús que escuchan su Palabra y la ponen en práctica (cfr. Lc 11,28). ¿Cómo lo haremos? A través de un espacial web del Mes de la Biblia, que será presentado en el mes de agosto, en donde las diócesis podrán compartir sus iniciativas para celebrar este tiempo (materiales, actividades, encuentros, etc.) y ponerlas a disposición de toda la Iglesia en Chile.

Revisa en Iglesia.cl el especial del MES DE LA BIBLIA 2018

+ Santiago Silva Retamales
Obispo Castrense
Presidente Comisión Nacional
Animación Bíblica de la Pastoral

Santiago, 10 de julio 2018

Autor entrada: administrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *