Vocalía de Piedad


El Vocal de Piedad será el o los cursillistas laicos responsables de mantener y fomentar el espíritu de piedad cristiana auténtica, y la oración permanente, como medios de santificación personal y colectiva del Movimiento.

Objetivos:

  • Elaborar, en coordinación con el Asesor Diocesano un programa anual de actividades en su campo, entre las que se contemple: Eucaristías, Actos litúrgicos, palancas colectivas, horas apostólicas, retiros espirituales, peregrinaciones, cadenas de oración, etc.
  • Motivar y activar específicamente las palancas individuales y comunitarias con motivo de:
    – Cursillos en la propia diócesis, en otras diócesis o en el extranjero.
    – Jornadas y Retiros Espirituales.
    – Asambleas y Encuentros, tanto nacionales como internacionales
    – Ocasiones o situaciones especiales que afecten a la Iglesia local o Universal.
    – Necesidades y problemas que afecten al país, al mundo o en particular a algún miembro del Movimiento, sus parientes y sus relaciones.
    – Cualquier otra actividad para la que el Secretariado Diocesano lo estime necesario.
  • Comunicar oportunamente, y coordinar con las demás instancias del Movimiento (Escuelas, Centros, Reuniones de Grupo, etc.), las campañas de palanca, oración y sacrificios que se programen y promuevan.
  • Reconociendo la importancia que tiene la fuerza de la oración para nuestro movimiento y en nuestras vidas, hemos planificado diversas actividades para crecer en la fe e impregnarnos de la Gracia de Dios, fortaleciendo de este modo nuestra misión evangelizadora, para no olvidar que Cristo cuenta con cada uno de nosotros.
  • Es necesario que cada Centro tenga un encargado de Piedad con los cuales se coordinará cada actividad, quién será el puente o nexo entre la encargada de Piedad del Secretariado Diocesano y cada Centro, para el éxito de cada actividad propuesta.

Actividades para el año 2018:

Es importante hacer llegar registro fotográfico de palancas realizadas por cada centro.


piedad@mcctemuco.cl